Labor and Reproduction / Trabajo y Reproducción

Hacia un análisis feminista y dialéctico de la globalización neoliberal: el peso del complejo militar-­industrial sobre las «mujeres globales»

por Jules Falquet

Muchos análisis sobre la mundialización continúan hoy marcados por un profundo sesgo androcéntrico. Es decir, se centran en los seres humanos de sexo masculino, sus intereses y las relaciones que ellos establecen entre si (Mathieu, 1991). Por suerte, desde los años noventa, diversas investigaciones feministas en sociología, sociología del trabajo, ciencias políticas, geografía y economía, entre otras disciplinas, han logrado proponer perspectivas alternativas al respecto. Presentaré aquí algunas de estas reflexiones tomando como hilo conductor las transformaciones de la actividad económica desde una perspectiva global.

DESCARGAR AQUÍ

Patriarcado: del borde al centro. Disciplinamiento, territorialidad y crueldad en la fase apocalíptica del capital

por Rita Segato

La intervención colonial, del pasado y del presente, en lo que he llamado “el mundo aldea” (Segato 2015-a y b) ha terminado por “minorizar” todo lo que respecta a las mujeres. La palabra “minorización” que utilizo conjuga una serie de aspectos que afectan la representación de las mujeres y de la posición femenina, con sus predicados, en el pensamiento de la sociedad: minorizar alude aquí a tratar a la mujer como “menor” y también a arrinconar sus temas al ámbito de lo íntimo, de lo privado, y, en especial, de lo particular, como “tema de minorías” y, en consecuencia, como tema “minoritario”.

Esas dimensiones todas están vinculadas al tránsito de nuestras sociedades, de los pueblos que habitan los territorios nacionales de nuestro continente, a la modernidad, siempre colonial. Este tránsito fue primero impulsado por el proceso de la conquista y la colonización conducido por la metrópoli ultramarina, y posteriormente por la administración del Estado construido por las élites criollas. Sin temor a equivocarnos, este proceso también puede ser descripto como “criollización”.

Ese tránsito a la colonialidad-modernidad interventora en la vida del mundo-aldea, esa expansión del frente estatal-empresarial-mediático-cristiano, que se amplía vertiginosamente en el presente, tiene un impacto masivo en las relaciones interpersonales y en la organización de las relaciones de género en las sociedades que permanecen regidas por patrones comunitarios y colectivistas de convivencia o en las cuales todavía puede ser encontrado el tejido comunitario, si no ileso, por lo menos reconocible y vital, y que a su paso integra a la masividad de la “ciudadanía” nacional. Defiendo aquí que comprender las transformaciones del “sistema de género”, la historia de la estructura patriarcal arroja una luz indispensable para entender el giro social introducido por la modernidad como un todo. Si leemos adecuadamente lo que ese tránsito significó y la forma en que la intervención reacomodó y perjudicó las jerarquías preexistentes, comprenderemos una cantidad de fenómenos del presente que afectan a toda la sociedad y que están muy lejos de constituir apenas “el problema de la mujer”.

DESCARGAR AQUÍ

De los asesinatos de Ciudad Juárez al fenómeno de los feminicidios : ¿nuevas formas de violencia contra las mujeres?

por Jules Falquet

Volver sobre los asesinatos como consecuencia de las violaciones y torturas de centenares de mujeres en Ciudad Juárez a partir de 1990, no tiene nada que ver con una voluntad de victimización de las “pobres” mujeres o con la demonización de los hombres especialmente “machistas” de un “lejano“ país del sur. Al contrario, la necesidad de analizar la situación de México se explica por la importancia de este país para el avance del neoliberalismo a escala planetaria, por su papel clave en la construcción de la hegemonía de Estados Unidos, del que históricamente es la reserva de mano de obra, de materias primas y de energía especialmente desde la entrada en vigor en 1994 del Tratado de Libre comercio entre estados Unidos-Canadá -México.

Este análisis de la violencia asesina ejercida por el conjunto de los “hombres” contra el conjunto de las “mujeres” es una continuación de mis trabajos anteriores /3, situándolos en un contexto histórico, geográfico y político específico- el México “buen alumno” del liberalismo. Se verá como esta violencia va mucho más allá de la profunda misoginia que conocemos desde hace tiempo en diversas latitudes para inscribirse en la lógica de las guerras especialmente complejas y relativamente nuevas. Nos permitirá poner en evidencia una verdadera “guerra de baja intensidad contra las mujeres/4”,que representa la novedad de la vieja guerra capitalista que Rosa Luxemburgo (1915) evocaba en la primera oleada de la globalización cuando señalaba la alternativa a la que la humanidad debía enfrentarse en aquel momento: el socialismo o la barbarie. Comprender la lógica de la actual barbarie neoliberal cien años más tarde supone el inicio de un camino hacia otras lógicas posibles.

¿De qué hablamos cuando hablamos de feminicidio? En realidad, se trata de un conjunto de violencias asesinas de diversa naturaleza contra las mujeres: voy a recordar un cierto número de elementos del contexto y la definición centrándome en Ciudad Juárez y los trabajos de diferentes activistas e investigadoras feministas. En seguida se verá que el o los feminicidios /5 constituyen a la vez una “nueva” forma de violencia específica del neoliberalismo tal como se desarrolla hoy en México, que le resulta muy útil y que tiene su origen en la larga historia del especial control político-militar de este país. En la tercera y última parte, después de haber destacado algunas semejanzas con otros casos de dictaduras y de posguerra en el resto del continente, propondré algunas posibilidades para profundizar en la reflexión.

DESCARGAR AQUÍ