Desde Quito, crónica del Estado feroz

Hacemos cuerpo con otra gente en los lugares del conflicto, protestamos y nutrimos un núcleo de rechazo barrial, nos replegamos a cocinar para cubrir algo de lo mucho que se precisa: una colada, unos almuerzos, un poco de ropa, alcohol, medicamentos…

Be the first to leave a comment. Don’t be shy.

You must be logged in to post a comment.